Doctor Empresa ::

NOTICIAS Y   +


LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL DE RECLUTAMIENTO DE AMAZON SE QUEDÓ SIN TRABAJO POR SEXISTA.

Los especialistas en aprendizaje automático de Amazon crearon una herramienta para revisar currículums de empleo desde 2014 con la finalidad de agilizar la búsqueda de nuevos talentos. Pero la compañía encontró un problema en esta inteligencia artificial de reclutamiento: su motor de búsqueda era sexista y descartaba a las mujeres.

De acuerdo con un reporte de Reuters, La idea era que esta herramienta fuera capaz de procesar un alto número de currículums y, luego de analizarlos, arrojase cinco candidatos perfectos listos para su contratación. Sin embargo, cinco personas familiarizadas con esta herramienta declararon que desde 2015 su sistema de reclutamiento no juzgaba de manera neutral a los candidatos en cuanto a género. Y es que el motor de de búsqueda mostraba siempre resultados favoreciendo al género masculino para puestos relacionados con el desarrollo de software y ocupaciones de carácter más técnico.

El problema, como podemos imaginar, estaba en la base de datos. Al parecer los especialistas en machine learning entrenaron a la máquina a partir de patrones que podían observarse en los currículos presentados durante una década. En ese momento la mayoría pertenecían a hombres.

Desde luego, el sistema se enseñó a sí mismo que eran preferibles los candidatos hombres y entonces penalizaba todos aquellos currículums que incluían referencias femeninas. Al mismo tiempo, esta herramienta también rebajaba la calificación que otorgaba a las candidatas mujeres y que incluían estudios en centros educativos femeninos.

Según Reuters, los profesionales de la compañía modificaron los programas de reclutamiento laboral para volverlos neutros, pero aun así los sesgos se seguían presentando y además, las modificaciones no garantizaban que el sistema no creara otra forma de discriminación.

El problema no sólo está en las solicitudes, la herramienta tenía que estar programada para para reconocer que la intención de la compañía estaba enfocada en ofrecer igualdad de oportunidades sin importar el género.

Finalmente, y según las fuentes de Reuters, La compañía comandada por Jeff Bezos disolvió el equipo a principios del año pasado porque los ejecutivos perdieron toda la esperanza en el proyecto. Los reclutadores de Amazon observaron los resultados, pero no se limitaron a hacerles caso, aseguraron las fuentes anónimas.


LA VIDA ES BELLA Y COMO MOTIVAR A NUESTRO EQUIPO.

No se trata solamente de pasarlo bien, sino de generar “adicción” sobre lo que hacemos día a día, es decir, de crear una cultura atractiva donde trabajadores comprometidos persigan un objetivo común. Para lograr esto se necesita engagement (compromiso), para lo cual existen distintas herramientas según determinados enfoques.

El cine nos ofrece un ejemplo singular de la mano del inigualable Roberto Begnini, quien en 1997 protagonizó y dirigió una película que sigue estando hoy entre los grandes clásicos modernos: La vida es bella.

La escena que mejor ilustra esto es la “traducción” que Guido hace de los oficiales alemanes para convencer a Giosuè de que no tiene nada que preocuparse:

“Empieza el juego, quien no haya llegado ya no juega. Se precisan 1,000 puntos. El primer clasificado ganará un tanque blindado nuevo. ¡Menuda suerte! Cada día leeremos la clasificación por aquel altavoz de allí. Al último le colgaremos un cartel que dirá ‘asno’. Nosotros estamos en el equipo de los súper malos que gritan sin cesar. Nunca olvidar tres reglas generales:

1) No intentes escapar.

2) Sigue cada orden sin hacer preguntas.

3) Nada de protestar. ¿Está claro?

En tres casos se pierden todos los puntos:

1) Los que empiezan a llorar.

2) Los que quieren ver a su mamá.

3) Los que tienen hambre y piden la merienda.

Probablemente de manera inconsciente, Guido llevó a la práctica — en medio de un contexto aterrador— todos los conceptos de la gamificación: planteó una misión, la de ganar el juego; estableció un flow, es decir, niveles, reglas de comportamiento para cumplir la misión como no protestar o escapar; y describió distintos tipos de jugadores, como los ‘súper malos que gritan sin cesar’; y, por último, prometió una recompensa… ¡el tanque blindado!

¿Pensamos en todas estas cualidades cuando queremos motivar a nuestros equipos de trabajo? Guido se las ingenia para crear un nuevo tipo de ambiente con esa gran capacidad humana que, aunque no lo parezca, todos tenemos de modo innato: contar historias. Y si a eso le sumamos los condimentos que nos aporta la gamificación, la actitud de quienes están involucrados puede transformarse de una manera revolucionadora.

Tal como nos muestra la película, no hacen falta grandes medios o costosos equipamientos: quizás, únicamente se precise de empatía con quienes nos rodean y autoconocimiento para saber elegir el momento.